Internet es un pozo sin fondo. Los programas P2P no solo se limitan a compartir música, películas, programas, etc. La gente bien por equivocación o por pura inocencia a veces comparte documentos personales, fotografías o incluso ese documento de word (sin cifrar ni proteger) donde han apuntado todas sus claves bancarias. A veces los programas de intercambio te solicitan un mínimo de megas compartidas para entrar en su red, y nada más fácil que compartir todo el contenido de nuestros discos (más megas imposible, que no tengo).

Este post no tiene una finalidad “voyeur”, sino más bien la de reflejar una realidad que cada día es más notoria. Mientras unos nos obsesionamos con poner el último firewall a nuestro equipo y abrir sólo algunos puertos, otros nos obsequian con una colección de sus fotos familiares, de amigos o situaciones varias. Aqui van dos ejemplos anónimos:

goruntu004.jpg
im-a-star-006.jpg

El caso es que un tipo se ha dedicado a recopilar las fotos compartidas que encuentra y ha montado una web. De lo más curioso. Para reflexionar…..

La web es ésta